lunes, 3 de junio de 2013

Fauno y el olor de las Peonias.

Plinio El Viejo, como buen médico romano creía que el olor de las Peonías producía dolor de cabeza  pero curaban  de las pesadillas provocadas por los faunos. 

Anoche soñé con alguien que creía olvidado, un primer amor adolescente que me hizo sufrir mas que nada, no era una pesadilla pero mi sueño estaba provocado por un fauno, un cruel y despiadado hijo de Pan que me ha hecho recordar años en los valoraba el amor por encima de cualquier valor, en los que creía en el amor incondicional de Platón y soñaba con Utopías y con una vida mejor.


Tenía 17 años y muchos pájaros en la cabeza... hoy tengo bastantes más de 17 y los pájaros volaron hace tiempo, hoy las Peonías no me han curado las pesadillas y para colmo, han devuelto a mi cabeza cuervos y graznidos que revuelan en mi cabeza como cuando, en aquellos 17 años, amaba con la locura y la enfermedad de la adolescencia. Entonces descubrí el sexo y el amor, descubrí el desengaño y la locura, descubrí que mi vida iba a se difícil, porque en mi mente habitaban faunos y ninfas inquietantes y que nada sería fácil.

Han pasado veinti-muchos años, ha pasado media vida, y las Peonías me han hecho recordar... aquel amor adolescente?, aquellos sueños olvidados? No, las Peonias me han hecho recordar que no debo rendirme y que se puede salir del infierno de la depresión, me han hecho recordar que habitaba reinos oscuros, porque se me había olvidado que estaba visitando a Hades. 

El olor de las Peonías y mi amor adolescente me han recordado que debo volver. 
Publicar un comentario