miércoles, 27 de septiembre de 2006

O bruxo da montaña - Milladoiro

Voaria a Compostela

Ai, quem me dera
cal doida mariposa
poder voar, voar
i entâo sosinha

Buscaria entre as flores
mais mimosas
para beber-lhe o aroma
a cor de arminho.

De perfume e de alvuça
entâo faria
um raminho de beijos
e diamantes

Símbolos da inefável
alegria
que ferve nos beizos
d'estudantes

Voaria entâo
a Compostela

Milladoiro y la hermosa de voz de Claudia Ferronato

martes, 26 de septiembre de 2006

Buscando


He tocado el fondo del oceano con las puntas de los dedos y he sentido como el lodo nauseabundo me devolvia un pergamino amarillo enrollado en una lazada rojo carmín.
El buscado en el fondo de mi alma, el significado de su mensaje y no encuentro las palabras que mi pergamino guardaba.
He tocado fondo buscando una señal, y no hayo respuestas, solo incongnitas, sensaciones e incredulidad.
Dicen que el pergamino cuenta que un día tuve un don, algo que el resto de los mortales desconocen y mi esencia aun tiene, dicen que ese don es tan solo mío y puedo hacer grandes bienes si soy capaz de encontrarlo.
Busqué en el Valle del Silencio, allí donde los místicos se retiraban a meditar en la soledad y en la profundidad de las montañas, y nada encontré.
Busqué en el Camino, y cuando llegé a Compostela, nada me supieron decir.
Sigo buscando en el fondo de mi corazón cansado, en lo más profundo de mi mente, en sueños olvidados y en sueños que aun no han llegado.
Continuará ....

lunes, 25 de septiembre de 2006

Antigona, corazón frente a razón


Antigona representa la dualidad entre el poder real y el poder de la costumbre, la lucha entre el hombre y los dioses, el amor fraterno por encima de cualquier ley y la obligación.
Antigona es una de las pocas obras que nos han quedado de Sófocles y es junto con Edipo Rey, es el fiel exponente de lo que la tragédia como sistema catartico de masas reflejaba en la Grécia clásica.
Antígona es hija de Edipo y Yocasta y hermana de Ismene, Eteocles y Polinices, por tanto Yocasta es su madre y a la vez su abuela, ya que Edipo se había casado con su propia madre. Cuando Edipo, en un arranque de locura, al enterarse que su esposa es su madre, se clava los ojos con un prendedor quedandose ciego, es Antígona la que le acompaña, y con su infantil mano acompaña al rey hasta su muerte, dejándo claro, que el amor a un padre, está por encima de la propia moral.
La muerte de Edipo supone que el poder se deba repartir a partes iguales entre los dos hermanos varones, pero Eteocles decide quedarse con el trono provoncando una guerra civil. Polinices y Eteocles mueren a las puertas de Tebas y el nuevo rey Creonte (hermano de Yocasca) decide que Polinices no sea enterrado y sus despojos tirados a los perros.
Antígona entra en conflicto al ver a un hermano enterrado con honores de rey y a otro deshonrado con la no-sepultura, y no había mayor deshonor para un Griego, que no ser enterrado, amén de la creencia de que el cuerpo vagaría eternamente como castigo.
Decide enterrar, a toda costa, a su hermano, desoyendo las ordenes de su tio y a la vez su suegro, pues ya estaba prometida al hijo de este, Hemón. Contra viento y marea, por encima de las leyes de los hombres, siguiendo los designios de su corazón y sabiendo que sus hechos provocarán su muerte, Antigona entierra a su hermano, porque, qué mano me duele más si me la cortan?
Creonte castiga a muerte a su sobrina-nuera enterrandola viva, pero ella se ahorca primero antes de sufrir el infortunio. Hemón, roto de dolor, decide buscarla y al encontrarala muerta, y como un Romeo clásico, se clava su propia daga, muriendo con ella. Pero no acaban aquí las desgracias, Eurídice, madre de Hemón y esposa de Creonte, no puede soportar tanta pérdida y se quita la vida.
Es entonces es cuando Creonte se da cuenta de su error, había sobrepuesto la soberania por encima de los valores religiosos y morales, por encima del amor a su familia y de los mandamientos divinos.
El mito de Antígona nos habla del amor frente a las imposiciones sociales, a que nuestro destino no está sujeto a leyes escritas por hombres y que somos dueños de nosotros mismos y de nuestra vidas. Las leyes de la moralidad y la costumbre son más fuertes que nuestra propia vida y el amor a los nuestros (aunque no los hayamos escogido nosotros) está por encima de cualquier ley.

miércoles, 20 de septiembre de 2006

a grandes males, mejores remedios¡


Pequeña chinche protegida del sol por otro sol
Trillo (Septiembre 06)

lunes, 18 de septiembre de 2006

Desde mi ventana el mar no se ve

Ventana del Alcazar de Segovia (Sept. 06)

El término melancolía viene de la vieja teoría Hipocrática de los cuatro humores, a saber; las enfermedades eran causadas por un desequilibrio en uno de los cuatro fluidos corporales básicos (sangre, flema, bilis amarilla y bilis negra) por lo tanto, existían cuatro tipos de personalidades, cada una relacionada con un fluido en particular.
La melancolía era causada por un exceso de bilis negra. De ahí su nombre: μέλας mélas, "negro", y χολή kholé, "bilis". Una persona predispuesta al exceso de bilis negra tendía a la melancolía.
En la Edad Media los melancolicos eramos tratados como brujos o hechiceros o a lo sumo como personas poseidas por el diablo, lo normal el que los pobres acabaran en manos de la oscura inquisición y terminaban sus días en un fria celda o quemados.
Ya en el siglo XV hubo insignes melancólicos, recuérdese a nuestra querida reina Juana, última de su dinastía "Los Trastamara" y mal llamada "La Loca" por su infortunio al enamorarse de un mujeriego empedernido, también mal llamado "Felipe El Hermoso".
Debe ser que tal enfermedad es hereditaria porque ya en el siglo XVI D. Lope de Vega escribió "El Principe Melancólico" y el pueblo creyó ver en él a su triste y taciturno Rey (nieto de doña Juana, Felipe II) y su no más melancolico tatatataranieto D. Carlos II al que llamaban "El Hechizado".
Aunque para reales melancólicos, el primer Borbón de nuestra dinastia real... cuentan que la reina Isabel de Farnesio hizo contratar los servicios de Farinelli un famoso "castrato" de la época que cantaba como los mismos ruiseñores, a fín de sacar de la melancolía a triste y taciturno rey Felipe V, mientras ella llevaba el gobierno y las intrigas de la corte a su placer.
El siglo XVIII y XIV vió el nacimiento y áuge del romanticismo, en el que la melancolía se convirtió en una moda y no precisamente pasajera, fueron casi dos siglos de una creatividad y un culto a la "bilis negra" que nunca se ha visto, Goethe, Beethoven ... pero de todos ellos destaca Lord Byron, poeta inglés "loco" que buscó la muerte en las guerras de la independencia de Grecia.
... y tantos y tantos "románticos" que nos dejaron obras de una belleza sublime.
Hoy en día todo esto ha cambiado, la melancolía se ha sustiuido por la palabra "depresión" y la bonita teoría de las coloreadas bilis ha sido sustiuida por no se sabe que cambios hormonales y psiquicos del organismo que solo se curan con "Prozac" y derivados.

miércoles, 13 de septiembre de 2006

Septiembre o el regreso de Proserpina al Hades

Proserpina - Dante Gabriel Rosseti (1874)

Proserpina es el nombre que los romanos dieron a Perséfone, esposa del temible dios del mundo de los muertos, Hades, Plutón en la mitología romana e hija de Ceres, diosa de la agricultura.

Proserpina vivía en Sicilia, recogida del ruido del mundo, en celibato permanente y solo se hacía acompañar de una bella ninfa, Ceione, pasaban el día recogiendo frutas y flores silvestres y su belleza pasaba desapercibida para el resto de los dioses…, menos para Plutón, que un día se fijó en ellá y decidió convertirla en su compañera.

El desalmado y cruel dios de los infiernos ascendió a la tierra y sorprendiendo a la pobre infeliz la raptó y se la llevó a su morada para casarse con ella (debía ser algo cotidiano en la época este tipo de prácticas, porque hay cientos en la mitología), la pobre de Cione se deshizo literalmente en una lágrima ante la pérdida de su amiga y Ceres casi se vuelve loca cuando se dio cuenta que su amada hija había sido raptada, recorrió el mundo entero en en su búsqueda alumbrándose tan solo de un farol, hasta que dío con la ninfa Aretusa y le narró lo sucedido.

Desesperada y sin saber que hacer, corre a pedir ayuda a Júpiter, increpándole para que le devuelva a su retoño, llora, se mesa los cabellos, suplica … hasta que el Dios del Trueno cede a su empeño, claro, con la condición de que tiene que asegurarse que Proserpina no ha ingerido alimento alguno de los abismos del Hades, (tampoco los Dioses daban algo por nada).

Para desaliento de Ceres, Proserpina ya había comido del fruto de la granada … es tal el abatimiento de la pobre madre ante la pérdida que se desentiende de sus quehaceres, recordemos que era la diosa de la agricultura, vamos que se secan los rios, se caen las hojas de los árboles, la naturaleza entera se marchita y no hay alimento para nadie.

Ante tal suerte de calamidades Júpiter decide claudicar y unir de nuevo madre e hija, pero no quiere molestar a Plutón y decide que Proserpina podrá volver a la Tierra sólo durante la mitad del año, y la otra tendrá que regresar al mundo subterráneo para reinar juntoa su esposo.

Desde entonces cuando Proserpina regresa en Marzo a los brazos de su Madre los campos florecen, los pájaros cantan, todo se inunda de vida y de amor, para volver a oscurecerse en Septiembre al regreso de la esposa junto a su amado.


martes, 12 de septiembre de 2006

Aminula vagula blandula

Calendula Oficianallis en Los Cañones del Ebro (Nov. 05)

"Animula vagula, blandula
hospes comesque corporis,
quae nunc abibis in loca
pallidula, rigida, nudula,
nec, ut soles, dabis iocos."
Publius Aelius Hadrianus (76-138)
Traducción: Alma, vagabunda y cariñosa, huésped y compañera del cuerpo, ¿dónde vivirás? En lugares lívidos, severos y desnudos y jamás volverás a animarme como antes.

lunes, 11 de septiembre de 2006

Ninfas de agua

Libelulas azules¡
que planeais sobre el agua de fuentes, rios y charcas,
como pequeñas hadas de alas brillantes y opalinas
pasais ante mis ojos ingrávidas y livianas
exultantes de belleza
y os pavoneais de la eterea elegancia de vuestro vuelo.
Diminutas ninfas de agua,
como os envidio¡
Pequeña odonata anisoptera
distraida sobre una rama una calurosa tarde de verano en el Alto Tajo

miércoles, 6 de septiembre de 2006

Otro tipo de belleza

Siempre me ha fascinado el tema de la belleza en todas las culturas. Bebemos del canon de belleza clásico heredado del mundo helenístico pero, sin embargo, existe otro tipo de “bellezas” que desde siempre ha llamado la atención y no solo por que algunas tienen 20.000 años de antigüedad, sino por el halo de misterio que desprenden estas esculturas ancestrales; me refiero las Venus prehistóricas o estatopígias.
Las obras de arte más antiguas que han sobrevivido proceden del estrato arqueológico del Paleolítico Superior en Europa, poco tiempo después de que el Homo sapiens sapiens iniciase la etapa final de la evolución cultural.
Aunque la producción gráfica está dedicada mayoritariamente a la representación de motivos geométricos y a la iconografía zoomorfa, han aparecido algunas figuraciones humanas.Gran parte de éstas son representaciones de formas femeninas diseñadas en un soporte portátil como piedra, barro, marfil... se trata de estatuillas de entre 5 y 25 centímetros de altura. La aparición de “venus” tiene una dispersión restringida cronológicamente entre el 30.000 y el 15.000 aC. La difusión de las mismas se extiende desde el sur de Francia hasta Siberia y desde el sur de Italia hasta el medio Rhin, sin traspasar los Pirineos.
Los antropólogos no dudan que el espíritu artístico apareció después de que el hombre adquiriera el pensamiento simbólico, pero cuándo y cómo sucedió son cuestiones que pueden hallar respuesta en el estudio de estas primeras representaciones humanas.

Desde el principio se pensó que estas figuras representaban algún tipo de culto a la fertilidad, la exageración en la representación de los órganos sexuales da una pista de ello, pero hay diversas versiones desde a las puramente simbólicas a las que las colocan en planos más espirituales y ven a estos objetos como utensilios de algún tipo de culto a la fertilidad. Hay quien dice que se llegaron a utilizar introduciendolas por la vagina a modo de rito debido a que la mayoría de ellas, al ser de forma ovoide, tienen las extremidades pequeñas en comparación con el resto del cuerpo y no sirven para sujetarse por sí mismas, por lo que se cree que debieron de utilizarse sujetas a otro objeto.

Lo más curioso de estas figuras, es que en ellas no se representan los rasgos faciales, y ahí es donde está el halo de misterio, como si las personas que las fabricaban no dieran importancia al rostro o al alma de la mujer.

Inserto algunos ejemplos:

Venus de Willendorf (c. 25000-20000 a.C.). Esta figura en piedra caliza de la Diosa Grávida prehistórica, con los atributos femeninos relacionados con la generación muy resaltados, es la más popular de cuantas se conocen. Mide 11 cm. y fue hallada en Willendorf en 1908. Se conserva en el Museo de Historia Natural de Viena, Austria.

Venus de Dolni Vestonice (c. 24000 a.C.). Diosa moldeada en una mezcla de arcilla y hueso pulverizado. Destaca como simbolismo el que de sus lacrimales partan sendas «corrientes de agua» hacia los senos «nutricios». Mide 11 cm. y fue hallada en 1925 en Dolni Vestonice (Mikulov, Moravia, Checoslovaquia). Se conserva en el Museo Moravo de Brno.

Venus de Grimaldi o La Polichinela (c. 20000 a.C.). Figura de la Diosa Grávida tallada en esteatita. Mide 8,1 cm. y fue hallada, entre 1883-1895, en la cueva del Príncipe (Grimaldi, Liguria, Italia). Se conserva en el Museo des Antiquités de la Nation de Saint-Germain-en-Laye, Francia.
Diosa sedente (c. VI milenio a.C.). Figura de Diosa moldeada en arcilla localizada en Munhata (Valle del Jordán). Se conserva en el Museo de Israel en Jerusalén (Israel).



Verdaderas preciosidades que nos hablan del misterio de la fecundidad y del culto a la madre.

domingo, 3 de septiembre de 2006

Pesadillas

Algunas veces me despierto con sudores fríos en mitad de la noche... suelo tener pesadillas y estoy aconstumbrada a ellas, sin embargo hay una de la que no puedo escaparme, siempre que tengo fiebre es el mismo sueño:
"Hay un abismo negro y gris en su fondo se agita el mar, es aterrador¡ y yo camino sobre una cuerda, como los equilibristas en el circo... Estoy gorda, muy muy gorda, hichada como si fuese a explotar en cualquier momento y justo antes de que eso ocurra caigo al vacio, una sensación de vértigo mezclada con mareo me despierta y después de varios minutos temblando vuelvo a dormirme"
Siempre e así mientras dura la fiebre, año tras año, desde que tengo uso de razón.
Vértigo (Spillaert)