miércoles, 30 de agosto de 2006

Mi mente es oscura ...

... como una tormenta en el oceano, como el deseo incontrolado de un amante despechado,
el arpa suena despacio, tan lenta que desespera en la espera de la nota final,
y mil pájaros cantan en mi cabeza y el vacio oscuro aletea en la mente que busca claridad.
Es la luz del alba la que anhelo y solo veo claroscuros y grises,
negros brillando en la pálidez de mi pecho.
y es al atardecer del verano, cuando se huele la caida del arce,
cuando las flores ya no son frescas y se respira a nauseabunda descomposición,
cuando siento que más duelen los graznidos de cuervos en mi interior.
Ese aullido aterrador que produce vértigo y me acompaña cada noche en una y mil pesadillas,
en las que caigo a un vacio incierto, oscuro y tenebroso y del que no puedo escapar.
Quiero salir de las tinieblas para perder el miedo a volar.

Sappho de Mengit (1877)

viernes, 25 de agosto de 2006

Massa

Avui no estic inspirat i no crec que cap dia ho hagi estat;
mitja vida sense tu l'altra mitja sense mi.
Inspira'm tu com sempre has fet,
inspira'm i t'inspiraré.
Torname al mon quejunts vam fer,
perdut per sempre mes,
i dóna'm el consol del teu herètic sacrament;
com un beat vull enfilar-me al cel.
Des de lluny t'he cridat en la boira,
tu de lluny em cridaves a mi,
i t'has vist obligada a estimar-me,
com catòlics ens hem fet patir.
Correré com un boig a buscar-te,
abans no se'ns acabi la nit;
massa copes i massa paraules,
massa idiotes i massa neguit.
Un estúpid pensament
que és fet a mida per a una cançó;
si t'agafa bé és bonic,
si hi penses massa estona és un corcó.
Massa "xistes" estúpids i unànimes,
massa anys, massa amor, massa nits;
riu amb mi fins que et faltin les forces,
la comèdia no s'acaba aquí.
Correré com un boig a buscar-te,
abans no se'ns acaba la nit;
massa copes i massa paraules,
massa idiotes i massa neguit.
Correré com un boig a trobar-te,
amb la ment emboirada pel vi;
massa fred per voltar la plaça,
mass escèptic per a fer-te feliç.
Hoquei sobre pedres (1997)
Letra y música Quimi Portet
Voz Manolo Garcia

miércoles, 23 de agosto de 2006

Pequeño bouquet florar para perfumar una tarde triste

Dyanthus
Narciso
Hibisco
Rosa silvestre o Escaramujo

Es la hora de la comida

Avispa libando dentro de una flor de chumbera (Opuntia ficus-indica)
Cap de Creus Jul-05

martes, 22 de agosto de 2006

Medraina


Para todos aquellos que siempre me preguntan porqué escogí este nombre

La leyenda del minotauro o de como Pasifae fué seducida por un Tarteso

En la mitología griega el minotauro era un monstruo con cabeza de toro y cuerpo de hombre. Hijo de Pasifae, reina de Creta y mismisima hija del Dios Helios, y de un toro blanco como la nieve que el dios Poseidón había enviado al esposo de Pasifae, el rey Minos.
El animal era tan bello que Minos se negó a sacrificarlo, Poseidón se vengó haciendo que Pasifae se enamorara de él; esta, ayudada por el arquitecto e inventor Dédalo, consiguió tener relaciones con el animal y quedar embarazada.

Después de dar a luz al Minotauro, Minos ordenó otra vez Dédalo que construyera un laberinto tan intrincado que fuera imposible salir de él sin ayuda. Allí fue encerrado el Minotauro y lo alimentaban con jóvenes víctimas humanas que Minos exigía como tributo de Atenas (14 jóvenes atenienses 7 doncellas y 7 efebos).

El héroe griego Teseo se mostró dispuesto a acabar con esos sacrificios inútiles y se ofreció a sí mismo como una de las víctimas. Cuando Teseo llegó a Creta, la hija de Minos, Ariadna, se enamoró de él. Ella lo ayudó a salir dándole un ovillo de hilo que él sujetó a la puerta del laberinto y fue soltando a través de su recorrido. Cuando se encontró con el Minotauro dormido, golpeó al monstruo hasta matarlo, salvando también a los demás jóvenes y doncellas condenados al sacrificio haciendo que siguieran el recorrido del hilo hasta la entrada.

Esta es la base mitológica de una historia que, seguramente, no fue tan truculenta¡¡¡

Efectivamente el mítico Minos fue rey de Creta que a finales de la Edad del Bronce, haciendo de la isla una cultura floreciente y próspera que comerciaba con todo el mediterráneo. Contemporáneo de nuestro querido y también mítico rey Argantonio, que, casualmente , también reinaba en uno de las zonas más ricas de nuestra Península “Tartessos”. Las similitudes culturales no fueron producto de la casualidad... se sabe del comercio entre ambas potencias económicas, de constumbres sociales parecidas.... así como de su culto por los toros. Recordemos la famosa ganadería de Gerión tan preciada en las dehesas Onubenses como lo son hoy en día los toros de Osborne. Los Tartessos comerciaban con ganado y lo transportaban en grandes naves a través del Mediterráneo.

El toro que Poseidón regaló a Minos, vino por el mar, y era un maravilloso ejemplar blanco, perfectamente pudo haber sido un bello ejemplar de Bobino Tartesso traído expresamente en una nave resplandeciente como regalo al rey¡ como también pudo haber sido que el embajador de Tartessos (capitán de la nave) pudiera ser que, apodado “El Toro” y, después de engatusar a la bella esposa, ¡¡¡¡todas sabemos de la galantería del macho celtibero¡¡¡¡¡¡ dejara preñada a la esposa del Rey Minos.

Biológicamente es imposible que, tras la cópula, dos especies distintas puedan procrear¡, pero entre un fornido y ¡deseperado¡ marinero (las travesías por mar duran meses) y una ingenua dama falta de los mimos de su marido¡¡¡¡

En fin¡ Pasifae, procreó y el niño que tuvo no debió de ser ningún monstruo con cuerpo humano y cabeza de Toro, pero si que era la vergüenza de un marido engañado, y este ser¡¡ “hijo del “Toro” mostraba a todos los cuernos que tenía.

Como Minos, aunque tenía cuernos, no tenía ni un pelo de tonto, pensó:

. No puedo matar al hijo de un embajador Tartesso.... eso podría enturbiar las relaciones comerciales con el Reino de Argantonio.
. Tampoco puedo mostrarlo como hijo ilegítimo, pues sería el hazmerreír de mi pueblo.

Solución:

Encerró al Minotauro y de paso aprovecho la coyuntura para asustar a los Griegos (que se llevaba muy mal con ellos) y así de paso cobrarles tributo (las 7 doncellas y los 7 efebos seguramente serían pagos en especie).


Esta puede ser la base histórica de la leyenda en cuestión.

Y como en casi todos los mitos hay una parte de realidad y otra de cuento.
Que cada cual se quede con la que más le guste¡

lunes, 21 de agosto de 2006

El Puente de Matallana

Al puente de Matallana llegamos buscando las chorreras del Algibe: habíamos empezado a andar en El Espinar y la primera desilusión fué ver como no caía una gota de agua, quedaba algo, estancada en las probetas, seguramente por las lluvias de los días anteriores?, algún pez nadaba nervioso y el agua, marrón y caldosa invitaba poco al baño, bien distintas a como las recordaba del més de marzo.
Decidimos bajar al Jarama a remojarnos los piés, comer y sestear a la sombra, el agua estaba limpia, fría, cruzamos el rio y las carpas nos daban golpecitos en los tobillos.
Como era pronto, pensamos subir hasta Matallana y desde allí coger el camino hasta Robrecasa y por carretera al Espinar, el camino cruza el Jarama en una angostura y para salvarlo construyeron un puente de madera, debe tener unos 7 mts. de alto y 3 de largo, lo cruzan tres maderos gruesos clavados a pilares de pizarra y las traviesas están carcomidas, faltan algunas y la mayoría estan partidas.
Cuando me ví sobre el pilar, mirando al río, empecé a temblar, miles de mariposas aleteaban en el estómago, la cabeza me daba vueltas y las piernas flogeaban.... no tenía fuerzas¡
Jose pasó en tres zancadas, apoyando los piés en el madero central, yo no podía me había quedado paralizada, volvió a pasar y a mí me caian lagrimones de miedo y sobre todo, de verguenza.
Decidí cruzar por el agua¡
Hoy estoy llena de arañazos, de rozaduras por trepar en la pizarra, perdí unas gafas y mi orgullo.

viernes, 18 de agosto de 2006

Enfoque amarillo

Sobre la inmortalidad

Alma IX: De la antigüedad del dogma de la inmortalidad del alma.
Voltaire (1794)

El dogma de la inmortalidad del alma es la idea más consoladora y al mismo tiempo más reprimidora que el espíritu humano pudo concebir.
Esta agradable filosofía fue tan antigua en Egipto como sus pirámides; y antes que los egipcios, la conocieron los persas. He referido ya en alguna parte la alegoría del primer [108] Zoroastro, que cita el Sadder, en la que Dios enseña a Zoroastro el sitio destinado para recibir el castigo, sitio que se llamaba Dardarot en Egipto, Hades y Tártaro en Grecia, y nosotros hemos traducido imperfectamente en nuestras lenguas modernas por la palabra infierno. Dios enseña a Zoroastro en el sitio destinado a los castigos, a todos los malos reyes, a uno de los cuales le faltaba un pie, y Zoroastro preguntó por qué razón. Dios le contestó que ese rey sólo había hecho una buena acción en toda su vida, y esta acción consistía en haber acercado con el pie una gamella que no estaba bastante próxima a un pobre borrico que se moría de hambre. Dios llevó al cielo el pie del rey malvado, y dejó en el infierno el resto de su cuerpo.
Dicha fábula, que nunca se repetirá bastante, demuestra la remota antigüedad de la opinión sobre la segunda vida. Los indios también tenían esta opinión, y su metempsícosis lo prueba. Los chinos reverenciaban las almas de sus antepagados; y esos pueblos fundaron poderosos imperios mucho tiempo antes que los egipcios.
Aunque es antiguo el imperio de Egipto, no lo es tanto como los imperios del Asia; y en aquel y en éstos, el alma subsistía después de la muerte del cuerpo. Verdad es que todos esos pueblos, sin excepción, supusieron que el alma tenía forma etérea, sutil, y era imagen del cuerpo. La palabra soplo la inventaron mucho después los griegos pero no se puede negar que creyeron que era inmortal una parte de nosotros mismos. Los castigos y las recompensas en la otra vida, formaron los cimientos de la antigua teología.
Ferecides fue el primer griego que creyó que las almas vivían una eternidad, pero no fue el primero que dijo que las almas sobrevivían a los cuerpos. Ulises, que vivió mucho tiempo antes que Ferecides, había ya visto las almas de los héroes en los infiernos; pero que las almas fuesen tan antiguas como el mundo, fue una opinión que nació en Oriente y que Ferecides difundió en el Occidente. No creo que exista un solo sistema moderno que no se encuentre en los pueblos antiguos. Los edificios actuales los hemos construido con los escombros de la antigüedad.

jueves, 17 de agosto de 2006

Viniste

El Amor ha agitado mis entrañas
como el huracán que sacude el monte bajo las encinas.
Se han puesto ya la Luna y las Pléyades,
es media noche y pasa el tiempo.
... Y sigo durmiendo sola¡
Viniste, hiciste bien, yo te estaba aguardando.
Has prendido fuego a mi corazón,
que se abrasa de deseo.
Safo de Lesbos (S. VII aC)

miércoles, 16 de agosto de 2006

El canto de la sirena


El sonido del mar cautiva al navegante.
La estirpe de Calíope y Aqueloo invita a perderse en la inmesidad de un oceano de cantos de caracolas, de vientos marinos y de dulces olas que atrapan sin retorno.

Mascarón de proa de "La Marigalante" en la Península de la Magdalena (Santander)

La beauté est dans les petites fleurs



Tagetes Patula L. Fam. Asteraceae
Clavel de las Indias o Tagete de los muertos

viernes, 11 de agosto de 2006

El por - venir en una bola ....


El intrumento de la hechicera

Todo mi universo se concentra en una gota de agua

Elogio a la complicada sencillez


Limpieza de forma,
sencilla naturaleza, interior complicado
buscador de forma simple.
Lucerna blanca,
sutil belleza, del circulo imperfecto
y el fractal de la mente.
Dios se hizo onda,
siendo curva infinita, el oscuro abismo
que habita por siempre.

martes, 8 de agosto de 2006

Porqué subo montañas?

En las altas cimas no hay nada.
No hay egoísmo.
No hay lucha.

No hay hombres ni mujeres.
No hay amor ni hay leyes.



Tan solo el aire, el sol y la tierra.
Tan solo naturaleza,
que te ha esperado siglos a que te unas a ella.
En esa inmensidad no eres nada.
Eres tan frágil como un suspiro.
No te sirve el orgullo, ni que los demás te admiren.
Tan solo eres tú.
Un ser desnudo en estado puro.
¿será por eso que subo montañas?

Desenfoque diferencial en malva


"Dimorphoteca u Osteospermum Ecklonis"

viernes, 4 de agosto de 2006

The Lady of Shalott

The Lady of Shalott
A ambos lados del río se despliegan
sembrados de cebada y de centeno
que visten la meseta y el río tocan;
y corre junto al campo la calzada
que va hasta Camelot la de las torres;
y va la gente en idas y venidas,
donde los lirios crecen contemplando,
en torno de la isla de allí abajo,
la isla de Shalott.

El sauce palidece, tiembla el álamo,
cae en sombras la brisa, y se estremece
en esa ola que corre sin cesar
a orillas de la isla por el río
que fluye descendiendo a Camelot.
Cuatro muros y cuatro torres grises
dominan un lugar lleno de flores,
y en la isla silenciosa vive oculta
la Dama de Shalott.

Junto al margen velado por los sauces
deslízanse tiradas las gabarras
por morosos caballos. Sin saludos,
pasa como volando la falúa,
con su vela de seda a Camelot:
más ¿quién la ha visto hacer un ademán
o la ha visto asomada a la ventana?
¿O es que es conocida en todo el reino
la Dama de Shalott?

Sólo al amanecer, los segadores
que siegan las espigas de cebada
escuchan la canción que trae el eco
del río que serpea, transparente,
y que va a Camelot la de las torres.
Y con la luna, el segador cansado,
que apila las gavillas en la tierra,
susurra al escucharla: “Ésa es el hada,
la Dama de Shalott”.

Allí está ella, que teje noche y día
una mágica tela de colores.
Ha escuchado un susurro que le anuncia
que alguna horrible maldición le aguarda
si mira en dirección a Camelot.
No sabe qué será el encantamiento,
y así sigue tejiendo sin parar,
y ya sólo de eso se preocupa
la Dama de Shalott.

Y moviéndose en un límpido espejo
que está delante de ella todo el año,
se aparecen del mundo las tinieblas.
Allí ve la cercana carretera
que abajo serpea hasta Camelot:
Allí gira del río el remolino,
y allí los más cerriles aldeanos
y las capas encarnadas de las mozas
pasan junto a Shalott.

A veces, un tropel de damiselas,
un abad tendido en almohadones,
un zagal con el pelo ensortijado,
o un paje con vestido carmesí
van hacia Camelot la de las torres.
Y alguna vez, en el azul espejo,
cabalgan dos a dos los caballeros:
no tiene caballero que la sirva
la Dama de Shalott.

Pero aún ella goza cuando teje
las mágicas visiones del espejo:
a menudo en las noches silenciosas
un funeral con velas y penachos
con su música iba a Camelot;
o cuando estaba la luna en el cielo
venían dos amantes ya casados.
“Harta estoy de tinieblas”, se decía
la Dama de Shalott.

A un tiro de flecha de su alero
cabalgaba él en medio de las mieses:
venía el sol brillando entre las hojas,
llameando en las broncíneas grebas
del audaz y valiente Lanzarote.
Un cruzado por siempre de rodillas
ante una dama fulgía en su escudo
por lor remotos campos amarillos
cercanos a Shalott.

Lucía libre la enjoyada brida
como un ramal de estrellas que se vé
prendido de la áurea galaxia.
Sonaban los alegres cascabeles
mientras él cabalgaba a Camelot:
y de su heráldica trena colgaba
un potente clarín todo de plata;
tintineaba, al trote, su armadura
muy cerca de Shalott.
.
Bajo el azul del cielo despejado
su silla tan lujosa refulgía
el yelmo y la alta pluma sobre el yelmo
como una sola llama ardían juntos
mientras él cabalgaba a Camelot.
Tal sucede en la noche purpúrea
bajo constelaciones luminosas,
un malvado meteoro se aproxima
a la quieta Shalott.

Su clara frente al sol resplandecía,
montado en su corcel de hermosos cascos;
pendían de debajo de su yelmo
sus bucles que eran negro cual tizones
mientras él cabalgaba a Camelot.
Al pasar por la orilla y junto al río
brillaba en el espejo de cristal.
“Tiroliro”, por la margen del río cataba Lanzarote.

Alfred Tennyson en 1843

Lilium amarilla

jueves, 3 de agosto de 2006

Recompensas

La pedriza del manzanares es uno de esos rincones de la sierra de madrid que más me gustan, paisaje graníco con enormes moles de piedra y arroyos que refrescan las tardes calurosas del verano. Allí nace el rio manzanares, en el ventisquero de la condesa, entre la bola del mundo y maliciosa, entre esas dos cumbres con nombres resonantes, y allí comienza su curso, agua limpia y fría y tan distinta a la que muere en el jarama.
El camino está bien señalizado y las marcas rojas y blancas de GR son inconfundibles.
La subida puede ser dura, dificil y penosa, duelen las piernas y se afloja el aliento, el resuello se torna cansado y cuesta respirar... subir no es cómodo.
Esta es la recompensa..... una pequeña cascada de aguas transparentes y pozas donde las ninfas aun se bañan en las noches de luna llena.