lunes, 3 de diciembre de 2007

Hipnos y Tanatos

Νύξ o Nix (la Noche) estaba harta de engendrar hijos con su hermano Erebo (la Sombra) ambos dioses primigenios nacidos directamente del Caos, no es que les molara demasiado el tema de la endogamia es que tampoco tenía mucho donde escoger y supongo que por entonces tampoco les hacían demasiados remilgos a tan espinoso asunto.

Asi que un buen día la señorita Nix, sin necesidad de acudir a una clínica de fecundación artificial con banco de semen, empezó a traer celestiales retoños al panteón olímpico: el sarcasmo (Μωμος); la pena (Ponos); el destino (Μορος); la venganza (Ramnusia); el engaño (Apate); la vejez (Geras) ....... y así poco a poco fué llenando el monte Olimpo de "angelitos".

La Nuit de Willian Adolphe Buguerau 1883

De entre toda esta cohorte de seres destacaron los gemelos Θάνατος e Ύπνος Thanatos e Hipnos o lo que es lo mismo la muerte y el sueño. Es curioso como el griego antiguo relacionó en sus primeras teogonías a estos dos aspectos fundamentales de la vida, y es que Thanatos representaba la muerte no violenta, esa que se produce cuando se está dormido y ya no se despierta más.

Los dos muchachotes jugaban cada noche y se apostaban en el cabecero de aquel que dormía, si el que ganaba era Thanatos pues funeral al día siguiente, este seguía las diretrices de las Moiras (el destino) y rara vez solía fallar.

Lo más curioso es que los gemelos tenían un santuario en Esparta cuna de los más grandes guerreros que dió Grecia y donde más muertes por violencia se producían, en el fondo de su triste y "espartana" vida deseaban morir cada vez que la madre Nix cubria con su oscuro manto la tierra.

El Sueño y su gemelo La Muerte de Waterhouse 1874

Publicar un comentario