miércoles, 16 de agosto de 2006

El canto de la sirena


El sonido del mar cautiva al navegante.
La estirpe de Calíope y Aqueloo invita a perderse en la inmesidad de un oceano de cantos de caracolas, de vientos marinos y de dulces olas que atrapan sin retorno.

Mascarón de proa de "La Marigalante" en la Península de la Magdalena (Santander)
Publicar un comentario