miércoles, 12 de marzo de 2008

Meme sobre arte

... y siguiendo (con un poco de retraso por mi parte) el meme que me propuso Angulo Oscuro en Septiembre ...

1.- ¿Por qué te gusta el arte?

Por la emoción que produce, es capaz de alterar el corazón y razón por si sólo.

2.- ¿Cuál es tu artista/obra/período favorito?

Artistas hay muchos, me apasiona el arte islámico porque da más importancia a la obra en sí que al artista. Periodos también hay muchos... tal vez el románico por lo mismo, en pintura me quedo con los prerafaelistas y el literatura el romancicismo.

3.- Un libro, un disco y un artista para irte a una isla desierta.

"Memorias de Adriano" de Margerite Yourcenar
"Eye on the Sky" de Alan Parsons Proyect
Artista?????? ufffff

4.- ¿Tienes alguna anécdota curiosa con respecto al arte?

En una catedral (que no recuerdo) de visita con unas amigas "algo esotericas" me explicaron que las marcas de cantería en las piedras eran símbolos místicos y me lo llegé a creer¡

5.- Tres adjetivos con los que describes qué es para ti el arte.

1.- Emoción
2.- Admiración
3.- Fascinación

6.- Una ciudad y por qué.

Hay varias ciudades o varios lugares donde me quedaría; Granada, Toledo, La abadia del Mont Sant Michel... pero sin dudarlo me quedo con Córdoba, por lo que significó en el pasado y lo que aun queda de ella.

7.- ¿Crees que está todo inventado en el mundo del arte?

Vive Dios que NO¡ sería el fin del mundo

Y ahora nombro a mis sucesores:

Mujer Arbol
Carolina Trinidad
Protión9
Luis Rivera
Isabel Barceló

lunes, 3 de marzo de 2008

Mal que os pese, la veré¡

El castellano es un tipo más bien duro; frio y austero como nadie, pareciera que carece de sentimientos "ñoños" tales como el amor; y sin embargo unas de las leyendas más hermosas y tristes que se han contado jamás es fruto de de los amores de un caballero de Castilla.

La historia está ambientada en Ávila en 1212, a la vuelta de los caballeros de la batalla de las Navas de Tolosa y cuenta los amores de D. Alvar Dávila y Dª Guiomar de Zúñiga y de donde le viene el nombre al Castillo de Manqueospese en el Mironcillo.

El castillo, tal y como lo conocemos hoy fué reformado entre los siglos XV y XVI pero debió ser un antiguo fuerte musulmán, la leyenda cuenta que lo construyó nuestro caballero para así poder ver a su amada, aun se mantiene en pié, y aunque se puede visitar esta no es recomendable pues pareciera aquello más una guarida de "perrosflauta" que un antiguo castillo roquero.

Se encuentra en el término mucipal de El Mironcillo a 10 km. de Avila justo en la falda norte de la Paramera frente al castro Vetton de Ulaca...

... y esta es la leyenda de D. Alvar y Dª Guiomar:


"Volvían a Ávila, de pelear como buenos en las Navas de Tolosa, los escuadrones de serranos y habían entrado ya en la ciudad por la puerta del Alcázar.

Recorrían las calles entre los vítores de la plebe y los saludos delos nobles, que presenciaban el desfile desde los ventanales o en las torres de sus palacios.

Apuesto y bizarro sobre un negro corcel, iba el capitán D. Alvar Dávila, señor de Sotalvo, al frente de sus escuadrones, repartiendo sonrisas ysaludos.

Llegaba ya el desfile frente al palacio de D. Diego de Zuñiga, noble y palaciego abulense, arriba, desde la alta ventana, su hija Dª Guiomar aplaudía a los guerreros.

Era linda y tenía ojos negros la condesita, era blanca como el lirio de los campos y su mirada angelical se cruzo con la de Alvar Dávila, que sonreía, sonreía...

El valiente capitán se serranos recorrió ya la ciudad sin corazón,
¡ lo había perdido en una sonrisa !.

Muchas veces se vieron Alvar Dávila y la condesita Guiomar, pero siempre a través de aquel alto ventanal de la torre del palacio de D. Diego de Zuñiga.

Guardaba el conde a su hija entre los recios muros de la casa señorial para ofrecérsela a Dios.
Era duro y altivo el conde, y ante él vino un día el capitán de serranos.

Eran breves las treguas de guerra y le pidió licencia para casarse con la condesita, su hija, antes de una nueva partida.

El conde, la ira en los ojos, ordenó al capitán que abandonase su palacio, prohibiéndole que en lo sucesivo volver a ver a Dª Guiomar.

El señor de Sotalvo con toda dignidad y gran Entereza, replico al irascible:

- Cuando el amor ha nacido, no se le mata con vilencias;
que el corazón del enamorado es rebelde y terco en la rebeldía,
Dª Guiomar y yo seguiremos amándonos, y aún más, viéndonos:
¡ Mal que os pese!.

Guardias rondaban día y noche el palacio, para prender al capitán si osaba acercarse.
Mientras tanto, en el coto señorial de Sotalvo, sobre las altas rocas, mirando a Ávila, la brisa del corazón de Alvar Dávila alzaba en pocos días un blanco castillo roquero.

Se adivinaban, más que se veían, los dos enamorados; ella miraba a la sierra; él, en las altas almenas que descubrían la ciudad.

Hasta que un día, al fin, el alma blanca de Dª Guiomar se escapó, hecha suspiro, del lirio de su cuerpo.

A las torres del castillo vino aquel día nívea paloma, Suave era el arrullo, y el castellano la tomo con ternura en sus manos, poniéndola al cuello blanco lazo de raso.

De madrugada partía para la guerra al frente de sus escuadrones de serranos.

Y en la guerra murió peleando como bueno..."
God Speed! de Edmund Blair Leighton 1900