miércoles, 19 de diciembre de 2007

A proposito de la Navidad

La familia es un ente que te viene dado de nacimiento, tu no la escoges, ni siquiera ella te escoge a tí, y sin embargo está ahí y a veces, es el cordón umbilical que te une a la sociedad.

Lo que más odio de la Navidad son las puñeteras fiestas familiares, donde todo el mundo es felicisimo, donde todos nos sentamos a la mesa a "jartarnos" de comer y brindar por lo bonito que es todo, por cuanto nos queremos y lo unidos que estamos ... y ¡hay que joderse¡ cada año somos más en casa.

El año pasado, por suerte o por desgracía, pasé la nochebuena en el Hospital, pero este año no me libra ni el espiritu santo y para colmo de males con dos embarazadas en la mesa que solo se hablan para comentarse nauseas, pataditas y si el retoño se parecerá al padre o a la madre, ojalá se parezca a mí y se convierta en un antisocial, anti pavo y con alergia a las uvas de año nuevo.

Las viejas saturnales se han convertido en la escusa para reunir a toda la moderna familia del siglo XXI frente al televisor, en escuchar y comentar el potoso discurso real lleno de esperanza y buena voluntad, estudiado y manipulado para que la gilipollezca opinión pública y el palurdismo nacional se crea lo bien que vá todo, lo felices que somos de vivir en un pais tan democrático y tan orgulloso de libertades. Se proclama y se enaltece el culto al círculo familiar, al matrimonio con hijos y abuelos babosos que expían la culpa de falta de cariño a los suyos propios malcriando nietos.

... y a mí solo me queda esperar a que Jano abra la puerta de Enero, suplicar para que este trance pase lo más ligero posible y no me empache de tanto asado y tanto exceso, como si por suerte de un ancestral recuerdo del incosciente necesitase llenar el buche para tener reservas hasta la primavera.


Solo que en el fondo no puedo vivir sin ellos, porque, aunque no los escogiera son lo único que tengo y ¡que cojones¡ les he cogido cariño.

martes, 11 de diciembre de 2007

EN DE-CONSTRUCCION

Tras una pequeña crisis existencíal , algo lógico dado las fechas en las que nos encontramos o mejor llamada "ciclotimia estacional", la autora material e inmaterial de este blog ha decidido reestructurarlo en su totalidad...

PD. Mejor esto que no cerrar por De-construcción total, y es que en el fondo una es una nostálgica de cojones.

lunes, 3 de diciembre de 2007

Hipnos y Tanatos

Νύξ o Nix (la Noche) estaba harta de engendrar hijos con su hermano Erebo (la Sombra) ambos dioses primigenios nacidos directamente del Caos, no es que les molara demasiado el tema de la endogamia es que tampoco tenía mucho donde escoger y supongo que por entonces tampoco les hacían demasiados remilgos a tan espinoso asunto.

Asi que un buen día la señorita Nix, sin necesidad de acudir a una clínica de fecundación artificial con banco de semen, empezó a traer celestiales retoños al panteón olímpico: el sarcasmo (Μωμος); la pena (Ponos); el destino (Μορος); la venganza (Ramnusia); el engaño (Apate); la vejez (Geras) ....... y así poco a poco fué llenando el monte Olimpo de "angelitos".

La Nuit de Willian Adolphe Buguerau 1883

De entre toda esta cohorte de seres destacaron los gemelos Θάνατος e Ύπνος Thanatos e Hipnos o lo que es lo mismo la muerte y el sueño. Es curioso como el griego antiguo relacionó en sus primeras teogonías a estos dos aspectos fundamentales de la vida, y es que Thanatos representaba la muerte no violenta, esa que se produce cuando se está dormido y ya no se despierta más.

Los dos muchachotes jugaban cada noche y se apostaban en el cabecero de aquel que dormía, si el que ganaba era Thanatos pues funeral al día siguiente, este seguía las diretrices de las Moiras (el destino) y rara vez solía fallar.

Lo más curioso es que los gemelos tenían un santuario en Esparta cuna de los más grandes guerreros que dió Grecia y donde más muertes por violencia se producían, en el fondo de su triste y "espartana" vida deseaban morir cada vez que la madre Nix cubria con su oscuro manto la tierra.

El Sueño y su gemelo La Muerte de Waterhouse 1874