miércoles, 2 de octubre de 2013

y Perséfone regresó al Hades

esta vez por voluntad propia, porque su alma añoraba el oscuro abrazo de su esposo y ya estaba cansada de su obsesiva madre... tomó la granada y comió, se dirigió a Tánaro y tras la puerta del averno encontró a Plutón sonriente...

Cómo Perséfone quiero volver al Infierno, porque allí dejé algo que no recuerdo, tal vez una palabra de aceptación, tal vez un beso y porque probé su fruto y ahora quiero regresar, quiero cruzar la Estigia y que el Cancerbero no me obligue a pagar el precio de la barca y sobre todo porque quiero volver.

Porque ya huele a verano marchito y añoro los árboles limpios y sobre todo la nieve.... tan fría y tan blanca.


domingo, 15 de septiembre de 2013

Hace 10.000 años

que el hombre dejó de ser un animal cazador - recolector para convertirse en ganadero y agricultor. El mundo ha cambiado y esta compleja sociedad aun conserva parte de aquella antigua actividad en sus genética.

Sería muy aventurado y simplista aplicar estos roles al hombre actual. Somos millones los que habitamos la tierra y hemos evolucionado lo suficiente como para que se entremezclen otras variantes en las personalidades. Sin embargo, mantengo la teoría que en el fondo de nosotros quedan restos genéticos  de aquella sociedad de hace 10.000 años.

Van dos ejemplos aplicados al siglo XXI.

Agapito Moreno, 40 años, divorciado, 1 hijo preadolescente, contable en una gestoría, se pasa la semana del trabajo a casa y de casa al trabajo, su vida es ordenada  metódica. Los fines de semana que le toca cuidar de crio (al que adora) los pasan en casa jugando al tríbial, viendo futbol y jugando con el mocoso a la consola. Los fines que no ejerce de padre, queda, eventualmente con algún compañero de trabajo que, intenta buscarle novia. 

Vegetariano convencido, está en contra del maltrato animal, tiene perro, gato y periquito, una vez al año se va de retiro espiritual a cierta casa rural donde hace la salutación al sol a las 6 de la mañana y se atiborra de calabacines macrobioticos para almorzar, comer y cenar.

Agapito Moreno es el ejemplo claro del recolector prehistórico, lleva una vida tranquila y sin complicaciones emocionales, recoge lo que encuentra y acepta lo que tiene.

Filomena Redruejo (Filo para los amigos) tiene 36 años, soltera convencida, comercial en una agencia inmobiliaria se levanta a las 7 de la mañana, se toma un café rápido y siempre llega tarde a todas partes, come donde le pilla y nunca sabe como terminará su día. Visitas inesperadas a media mañana, clientes pesados y la incertidumbre de saber si ese día venderá algún piso... termina su jornada haciendo Zumba en un gimnasio de barrio para descargar la adrenalina y relajar la vista con su hormonados compañeros de sala.

Los fines de semana sale con sus amigas a cenar, a bailar y a buscar parejas eventuales que le alegren el cuerpo durante una temporada, parejas de las que se acaba cansando en el momento que intuye que quieren una relación seria.

Filomena es una cazadora, busca, acorrala, caza su presa  y se alimenta de ella.

Cómo decía al principio esta es una visión muy simplista de la realidad y de como es el ser humano hoy en día, complejo y con miles de variantes en sus genes, porque las sociedades evolucionaron a la ganadería y la agricultura, luego llegaron las civilizaciones, la escritura, y el ser humano se segregó,  evolucionamos en tecnología y ciencia.  Sin embargo mantengo que la esencia humana sigue siendo la misma.


miércoles, 11 de septiembre de 2013

Soy ...

Soy hormiga minúscula, perdida fuera del hormiguero ...
Soy una diminuta mariposa,  que no es capaz de salir de su crisálida ...
Soy ala de hada estresada, que no encuentra la paz en el bosque de robles rojos...
Soy tu sombra al medio día...


¿Porqué produces esta angustia en mí, 
si te llevaba tanto tiempo esperando?

Deja de llamarme en mil sueños húmedos...
Deja de buscarme entre pesadillas psicodelicas bicolor...
Deja de mirarme a los ojos, porque amarras...
Deja de torturar mi alma y mi estómago con el brillo verde de tus ojos...



Siento tu mirada clavada en mis ojos tristes...
Siento un aguijón que envenena mi sangre ..
Siento que solo soy una mariquilla roja y negra ...
Insignificante a tu lado.

martes, 10 de septiembre de 2013

El camino hacía la Ataraxia

ἀταραξία significa "ausencia de turbación" y viene a definirnos el estado que se consigue después de desprenderse de cualquier pasión o deseo, algo así como que la felicidad consiste en la imperturbabilidad del espíritu por ausencia de penas o lo que en lenguaje vulgar viene siendo el "me a la pela", es una disposición del ánimo propuesta por las tres corrientes filosóficas (véase: Las filosofías terapéuticas de la felicidad) más importantes de la antigüedad: 

Epojé (del griego ἐποχή «suspensión»), es un concepto utilizado por el ESCEPTICISMO y parte, básicamente de la idea que no conocemos nada, y tuvo al Pirrón de Elis (Πύρρων ο Ηλείος), Elis, ca. 360 - ca 270 a.C, como primer abanderado de esta corriente filosófica, Pirrón postulaba que había de desprenderse del juicio o de la afirmación, lo que no implicaba que no se pudiera llegar al conocimiento o logos, para él el concepto de Epojé es el estado de reposo mental por el cual ni afirmamos ni negamos, "ni sí, ni no sino todo lo contrario" , al basar toda su filosofía en la duda no entraban en conflictos con nadie.

Pirrón no dejó nada escrito pero se le atribuyen perlas como:  "Nunca llegarás a conocer la verdad", "No digas "Así es", sino "Me parece que es" o "La diversidad de opinión existe entre sabios igual que entre ignorantes. Cualquier opinión que yo tenga puede ser repudiada por personas igual de listas y preparadas que yo, y con argumentos tan válidos como los míos".


El escepticismo estuvo presente durante toda la Edad Media, en el Renacimiento tuvo a su mayor defensor al médico Francisco Sanchez y su "Quod nihil scitur (Que nada se sabe)" y aunque nunca fue tomado en serio para indagar en la verdad, si imprega todo el pensamiento ilustrado del que cabe destacar Descartes.

La segunda corriente que busca la Ataraxia es el ESTOICISMO:

Fundada por Zenón de Citio (en griego Ζήνων ο Κιτιεύς, Zēnōn ho Kitiéŭs) (el Estoico) (333 - 264 a.C).

Los estoicos proclamaron que se puede alcanzar la libertad y la tranquilidad tan sólo siendo ajeno a las comodidades materiales, la fortuna externa, y dedicándose a una vida guiada por los principios de la razón y la virtud (tal es la idea de la imperturbabilidad o ataraxia), y curiosamente sus principales valedores fueron personajes ilustres de la alta aristocracia romana tan tan "austeros" como Seneca o el propio Emperador Marco Aurelio.

Asumían una concepción materialista de la naturaleza, siguieron a Heraclito en la creencia de que la sustancia primera se halla en el fuego y en la veneración del logos, que identificaban con la energía, la ley, la razón y la providencia encontradas en la naturaleza. La razón de los hombres se consideraba también parte integrante del logos divino e inmortal. La doctrina estoica que consideraba esencial cada persona como miembro de una familia universal ayudó a romper barreras regionales, sociales y raciales, y preparar el camino para la propagación de una religión universal.

La doctrina estoica de la ley natural, que convierte la naturaleza humana en norma para evaluar las leyes e instituciones sociales, tuvo mucha influencia en Roma y en las legislaciones posteriores de Occidente. Además tuvo importancia en corrientes y filósofos posteriores como  Descartes y Kant.

La tercera y última corriente clásica que nos propugna la Ataraxia como método para conseguir la felicidad es el EPICUREISMO.

Epicuro de Samos  (del griegoΕπίκουρος Isla de Samos aprox. 341 a.C.- Atenas 270 a.C) defendió una doctrina basada en la búsqueda del placer, la cual debería ser dirigida por la prudencia. Se manifestó en contra del destino, de la necesidad y del recurrente sentido griego de la fatalidad. La naturaleza, según Epicuro, está regida por el azar, entendido como ausencia de causalidad. Sólo así es posible la libertad, sin la cual el hedonismo no tiene motivo de ser.

Este placer no debía limitarse sólo al cuerpo, sino que debía ser también intelectual, ya que el hombre es un todo. Además, para Epicuro la presencia del placer o felicidad era un sinónimo de la ausencia de dolor, o de cualquier tipo de aflicción: el hambre, la tensión sexual, el aburrimiento, etc. Era un equilibrio perfecto entre la mente y el cuerpo que proporcionaba la serenidad o ataraxia.

Finalmente y ya alejados de la filosofía clásica nos encontramos el término Ataraxia en el BUDISMO.

Doctrina oriental basada en las enseñanzas de Buda hacia el siglo VI a.C. afirma que la causa principal del dolor por desasosiego es el deseo (cualquier deseo, que por ir siempre asociado al temor y la esperanza, desasosiega el corazón). Por lo que la fuga o redención del dolor yacen en la extinción o desnudez –nirvana- de todo deseo o afección perturbadora, como especialmente del deseo de vivir."


La Siesta: Lawrence Alma Tadema 1868

lunes, 9 de septiembre de 2013

Otoño


Soy la bruma de las mañanas frías de otoño y encuentro entre las hojas marchitas mi cobijo, porque no quiero desprenderme del suelo, enganchada a la tierra, abrazada a la piedra, soy musgo y polvo caído de ala de mariposa.


Dulces otoños de castañas, hayas rojas... no quiero la luz del sol sobre mi cara, solo el rayo que se filtra entre las hojas, hay tal vez algo más hermoso que un haz luminoso filtrado entre los arces??? Porque la luz me quema el rostro y el pecho y prefiero la penumbra de un bosque otoñal donde sosegar esta alma inquieta. 

Soy una hada sin alas, moradora de cavernas y huecos de arboles ancianos que saltando de hongo en seta, solo busca divertirse... frívola, ingrávida y volátil, solo quiero ser eso.

jueves, 5 de septiembre de 2013

Te extrañaba cuando estabas,
tan ausente y lejano ...
ni una palabra mía merecía tu desprecio
tan vacío...

Lloraba por lo que no tenía, 
y lo que me dabas me sabía a sal.

Pero era tu sola presencia
la que me elevaba 
y me hacía sentir viva.

Hoy ya no estás aquí,
tan ausente y cercano ...
tus palabras quedaron tatuadas
y escondidas en mi alma.

Padre me diste la la vida, 
pero la muerte es el fin.
y aun lloro tu ausencia 
y el vacío...

Permets-moi qu'il pleure....


 Déjame caer al abismo
de un mar profundo y claro
nadar con peces colores
y enredarme entre anémonas

 Déjame caer al vacío
de una tierra verde y tierna
pastar con los borregos
y correr entre madreselvas 

Déjame que llore...
porque quiero apagar esta sed de mil resacas sin ti


miércoles, 4 de septiembre de 2013


Cuando el nivel de auto-exigencia se vuelve insoportable y todo en mí se convierte en imperfecto entra el desasosiego en mi cabeza, late el corazón a mil, tiemblan las manos y la vista se nubla... hoy la cabeza me da vueltas y no he bebido, no soporto el vacío que deja mi imagen delante del retrovisor del coche en el que solo veo arrugas y tristeza en los ojos, esos ojos pequeños que heredé de mi padre y que hoy han perdido el brillo de la niñez y que también tuvieron su público en la adolescencia. 

Hay días en los que quisiera desaparecer, evaporarme en bruma de la sierra, caer como hoja de haya y pudrirme entre el musgo de un bosque de hadas, dejar de sentir este vacío inmenso para no tener que ver como envejezco.

Porque la cabeza me da vueltas y no he bebido, porque quiero dejar de sentir dolor por nada y por todo, porque los recuerdos duelen, duele el olvido y el abandono, duele la perdida y duele hasta la luna cuando se pone, aunque sepa que volverá a salir igual de bella.

Si minor plus est, ergo nihil sunt omnia

Ingrávido y vacío vuela el dragón sin fuego buscando resaltes en la roca para dar descanso a su alma rota.

- ¿Porqué lloras Draco milenario? - ¿Qué dolor atormenta y acongoja ese corazón de hielo?

... pregunta el minúsculo colibrí, mientras aletea inquieto detrás de su oreja.  

- Encerrado en una cueva de cristal, solo puedo imaginar el exterior, quiero romper el cristal y volar pero tengo miedo a caer al vacío y no ser capaz de remontar el vuelo, no quiero andar por el suelo de los humanos pues no quiero llegar a ser uno más de ellos, estúpidos y pedantes ignorantes, desconocen su lugar en la tierra y creen ser el centro del universo.

- Pierde el miedo, tonta cría de Dragón -replica el colibrí- ¿viste la fuerza que hay en mis alas? mi liviano vuelo no sería posible sin la fuerza interior que las mueve, no llores por miedo a caer, llora cuando hayas caído y aun así cuando ya no te queden fuerzas y creas que no puedes emprender el vuelo sigue aleteando, el hombre no es tu enemigo, tu enemigo está en tí.

jueves, 29 de agosto de 2013

El lamento de Ariadna.


¿Quién me calienta, quién me ama todavía?


¡Dadme manos ardientes!

¡dadme un brasero para el corazón!

Tendida en la tierra, estremeciéndome,
como una medio muerta a quien se le calienta los pies,
agitada, ay, por fiebres desconocidas,
temblando ante glaciales flechas agudas de escalofrío,
cazada por ti, ¡pensamiento!
¡Innombrable! ¡Encubierto! Aterrador!


¿Tú, cazador entre las nubes!


¡Fulminada a tierra por ti,

ojo sarcástico que me mira desde lo oscuro!

Así yazgo, me doblo, me retuerzo, atormentada
por todos los martirios eternos,
herida por ti, el más cruel cazador,
tu desconocido, dios...

¡Hiere más hondo! ¡Hiere de nuevo!
¡Pica, repica en este corazón!
¿A que viene este martirio con flechas de dientes romos?
¿Qué miras otra vez sin cansarte del tormento humano
con malévolos ojos de rayos divinos?
¿No quieres matar, sólo martirizar, martirizar?
¡Para qué martirizarme a mí, malévolo dios desconocido?

¡Ah, ah!
¿Te acercas sinuoso en semejante medianoche?...
¿Qué quieres? ¡Habla!
Me estrechas, me oprimes,
¡ah, ya demasiado cerca!
Me oyes respirar, acechas mi corazón, ¡celoso!
-¿pero celoso de que?-
¡Fuera, fuera!
¿para qué la escala?
¿quieres subir adentro, hasta el corazón,
subir hasta mis más secretos pensamientos?
¡Impúdico! ¡Desconocido! ¡Ladrón!
¿Qué quieres sacar robando?
¿Qué quieres sacar escuchando?
¿Qué quieres sacar atormentando?
¡tú, atormentador!
¡tú, dios verdugo!

¿O como el perro debo refregarme contra el suelo ante ti?
¿Sumisa, embelesada fuera de mí menear la cola por amor?
¡Es inútil!
¡Punza otra vez, aguijón el más cruel!
No soy tu perro, sólo tu presa,¡cazador el más cruel!
tu más orgullosa prisionera, bandido tras las nubes...
¡Habla al fin!

¡Tú, encubierto con el rayo! ¡Desconocido! ¡habla!
¿Qué quieres, salteador, de mi?...

¿Cómo? ¿Un rescate?
¿Qué quieres de rescate?
Pide mucho, ¡lo aconseja mi orgullo!
Y habla poco, ¡lo aconseja mi orgullo!

¡Ah, ah! ¿a mí es a quien quieres? ¿a mí?
¿a mí entera?... ¡Ah, ah!
¿Y me martirizas? ¡Loco que eres un loco!
¿Requete martirizas mi orgullo?
Dame amor, ¿quién me calienta todavía?
¿quién me ama todavía?
dame manos ardientes, dame un brasero para el corazón,
dame, a la más solitaria, a la que el hielo,
¡ay!, siete capas de hielo enseñan a añorar enemigos,
da, sí, entrega, enemigo el más cruel, dame ¡a ti!..

¡Se acabó!
Entonces huyo él, mi único compañero, mi gran enemigo
¡mi dios verdugo!...

¡No!
¡vuelve!
¡Con todos tus martirios!
Todo el curso de mis lágrimas discurre hacia ti,
y la última llama de mi corazón para ti se enardece.

¡Oh, vuelve,
mi dios desconocido! ¡mi dolor!
¡mi última felicidad!...







Un rayo. Dionisyos aparece con esmeraldina belleza.



Dionysos:

Sé juiciosa, Ariadna...

Tienes oreja pequeñas, tienes mis orejas:
¡mete en ellas una palabra juiciosa!
¿No hay que odiarse primero, si se ha de amarse?...

Yo soy tu laberinto...








Texto:                El lamento de Ariadne de Friedrich Wilhelm Nietzsche 
Imágenes:    Ariadne at Naxos - Evelyn de Morgan 1877 
                              Baco y Ariadne - Antonie-Jean Gros 1821


Ariadna, hija de Minos y Pasifae,   (La Leyenda del Minotauro) ayudó a Teseo a matar al Minotauro y salir del laberinto .... escapó con él, pero este la abandonó en una playa en la isla de Naxos.


Hasta que la encontró al Dios Dionisios... el resto es imaginable, abandonada, herida y muy dolida, Ariadna cayó rendida a sus brazos, pues al final el dicho de que un amor se cura con otro, va a ser cierto.  

lunes, 26 de agosto de 2013

El eterno retorno.


El peso más grande. ¿Qué ocurriría si un día o una noche un demonio se deslizara furtivamente en la más solitaria de tus soledades y te dijese: «Esta vida, tal y como tú ahora la vives y como la has vivido, deberás vivirla aún otra vez e innumerables veces, y no habrá en ella nada nuevo; sino que cada dolor y cada placer, y cada pensamiento, y cada suspiro, y cada cosa indeciblemente pequeña y grande de tu vida deberá retornar a ti, y todas en la misma secuencia y sucesión: y así también esta araña y esta luz de luna entre las ramas, y así también este instante y yo mismo. 

¡El eterno reloj de arena de la existencia se invierte siempre de nuevo y tú con ella, granito de polvo!?». Si esto sucediera, ¿no te arrojarías entonces al suelo, rechinando los dientes y maldiciendo al demonio que te ha hablado de esta forma? ¿O quizás has vivido ya alguna vez ese instante infinito, y tu respuesta entonces fue la siguiente: «Oh, tú eres un dios y jamás oí nada más divino»? Si ese pensamiento se apoderase de ti, te haría experimentar, tal y como eres ahora, una transformación y tal vez te trituraría; acerca de cualquier cosa te plantearías siempre la pregunta «¿quieres esto otra vez e innumerables veces más?», y ello pesaría sobre tus acciones como el peso más grande. Y además, ¿cuánto deberías amarte a ti mismo y a tu vida para no desear ya otra cosa que esta última y eterna sanción, este sello?.

Friedrich Wilhelm Nietzsche -  Die fröhliche Wissenschaft (La gaya ciencia) 1882

domingo, 18 de agosto de 2013

Déjame que nade en tus ojos verdes, limpios y profundos.
Déjame que busque en tu alma una parte de mi ser.
Porque necesito encontrarme en una mirada ...

Dame besos y caricias para apagar esta sed que me ahoga.
Dame un mundo silencioso y sin palabras ...
Porque necesito respirar.





jueves, 15 de agosto de 2013

Eres mi media naranja

Fragmento del discurso de Aristófanes en El Banquete, de Platón:
"En primer lugar, tres eran los sexos de los hombres, no dos como ahora, masculino y femenino, sino que había además un tercero que era común a esos dos…El andrógino (hombre-mujer), en efecto, era entonces una sola cosa en cuanto a figura y nombre, que participaba de uno y otro sexo, masculino y femenino…Eran, pues, terribles por su fuerza y su vigor y tenían gran arrogancia, hasta el punto de que atentaron contra los dioses…Tras mucho pensarlo, al fin Zeus tuvo una idea y dijo: "Me parece que tengo una estratagema para que continúe habiendo hombres y dejen de ser insolentes, al hacerse más débiles. Ahora mismo, en efecto -continuó-, voy a cortarlos en dos a cada uno, y así serán al mismo tiempo más débiles y más útiles para nosotros, al haber aumentado su número…Así pues, una vez que la naturaleza de este ser quedó cortada en dos, cada parte echaba de menos a su mitad, y se reunía con ella, se rodeaban con sus brazos, se abrazaban la una a la otra, anhelando ser una sola naturaleza…"
y he aquí que esa es la explicación lógica que daba Platón al Amor entre los humanos. Desde luego que la mitología griega da para mucho, porque cualquier cosa que pensemos hoy seguramente ya lo dijo o lo pensó un griego hace 2500 años, heredamos el pensamiento clásico gracias al cristianismo legalizado en Roma por obra y mano de Elena, la madre del Emperador Constantino, claro era Griega.
El mito intenta explicar lo inexplicable, el porqué del sentirse atraído por ciertas personas y porqué rechazamos a otras. Para la mente de un griego del siglo V antes de cristo era más fácil entender que un Dios vengativo nos había cortado y separado de nuestro otro  yo, qué buscar una explicación química u hormonal a un sentimiento que aun no hemos conseguido descifrar.
La leyenda de la media naranja, no deja de tener su belleza, da alas a la imaginación y a la búsqueda del yo;  y es que el trans-fondo de todo esto está en que no es que seamos medias naranjas.
Somos simples naranjas enteras que buscan caerse del naranjo.

Marisoplillas

Marisoplilla blanca del Abantos
Hay un millón de mariposas blancas revoloteando en mi estómago, no me dejan dormir y apenas puedo respirar... cómo han entrado ahí? en que momento abrí la boca y entró la crisálida de esta desazón? en que momento decidí dejarlas hueco para que aleteara dentro de mí?  Ni sé, ni quiero saber, qué está pasando en este estómago pesado y qué tanto me duele. Quiero vomitarlas, qué vuelva la calma a este interior inquieto y lleno de polvo de mariposa estresada.

Me duele sentir, me duele el pasado, lo que fue y lo que seguramente no será y sobre todo me duele el estómago, porque, como una agonía heredada, me cuesta admitir las pérdidas y no consigo desprenderme de los afectos. Como las mariposas quisiera volar, vuelo efímero y bello y vivir eternamente en una crisálida de seda que una vez al año despierta y llena de exultante belleza sale a divertirse un rato.

Quisiera que esta vida efímera no quedara en el olvido y cómo Cesar vivir eternamente en los libros de historia, perdurar por los siglos y que me recuerdo sea la musa de futuras mariposas. 


miércoles, 14 de agosto de 2013

San Jorge y el Dragon.


Del griego δρακων, es un animal mitológico, dueño y señor de las pesadillas de millones de almas de toda la Europa medieval, simboliza la lucha entre el bien y el mal, San Jorge es el héroe, ¡¡tan falto en aquella época¡¡

Y es que la oscuridad de la Edad Media también dio para la recreación y actualización de mitos que han llegado hasta hoy, con tal fuerza que se han quedado grabados en el subconsciente colectivo, o eso decía Carl Gustav Jung.

Domesticar al dragón significa ganarle la partida al alma, encerrarla. dejarla con los los prejuicios aprendidos desde la niñez, perder la batalla al miedo y no hacerse respetar, es no cortar en cordón umbilical.

Liberar el dragón es peligroso, pero la única forma de ser libre, porque te enfrentas a la vida sin las cargas aprendidas y porque volar solo es una tarea difícil, puedes caer al abismo y no volver a levantarte.

He soñado con un dragón encerrado en una jaula de cristal, enfermo de tristeza y no he querido soltarle,¡tal vez ese dragón sea yo misma¡

martes, 13 de agosto de 2013

Ulisses regresó a Itaca,

por el camino más largo y tortuoso, viaje iniciatico emprendido tras vencer en Troya, y suyo hubiese sido el premio de llegar antes si los Dioses no lo hubiesen querido, pero los griegos creían que el destino se teje con hilos misteriosos incapaces de controlar por la mente del hombre y los Dioses quisieron ponerle a prueba.

Nuestra base judeo-cristiana bebe del clasicismo griego y poco ha evolucionado nuestro pensamiento desde entonces, ya no creemos que las Moiras tejan nuestro destino, pero sí en que "algo" o "alguien" superior a nosotros va marcando nuestra vida y nos deja sin libre albedrío ante los avatares de la vida, "Sí Dios quiere", "Gracias a Dios" , son frases hechas que demuestran nuestra falta de libertad a la hora de decidir qué hacer con nuestra vida.

Porque un viaje sin capitán que guíe el barco es difícil y somos demasiado cobardes como para afrontar nuestras equivocaciones y debilidades.

Ulises escogió el camino más largo, el más peligroso, se enfrentó a las Sirenas, a los Cíclopes de un solo ojo y al olvido de si mismo con Circe. Pero fue capaz de regresar y allí le estaba esperando su premio, Penélope, tejedora y des-tejedora como las Moiras a las que también se enfrentó.

viernes, 2 de agosto de 2013

Vive en mi tu recuerdo

Tumbada a la orilla de un arroyo de montaña, burbujea el agua y brota en mí el recuerdo de una tarde de mariposas en el estómago cuando la risa sonaba a descorche de botella de sidra y el aire olía a jazmín, aquellos años lejanos en los que apenas tenía pechos y el corazón latía a cualquier hora del día.

Brota en mí un recuerdo cuando duermo y me despierta con el dolor del aguijón de la abeja que ha libado en el azahar y la oveja que aun no han esquilado, un recuerdo de ojos azules y besos a escondidas, aquel primer amor hermoso.


Vives en mi recuerdo, pájaro sin alas que quedó olvidado en la rama. Volé sin ti ... y hoy vuelves a mí recuerdo y a mis sueños olvidados, soñar tu ser junto a mi viejo ser, junto a lo que fui y no volveré a ser, junto a un camino de verdes espigas y agua que huele a anís y a yerbabuena.

Vive tu recuerdo en mi ser cansado, en el insomnio de mis noches largas, pero es miel de caña para este viejo corazón encallecido.



viernes, 21 de junio de 2013


miércoles, 19 de junio de 2013

Corazón descosido

Hoy he encontrado mi corazón.... tenía descosido un pliegue junto al empalme de una arteria, ups¡¡ se me escapaba la alegría por él y ya dolía demasiado el vacío que estaba dejando. 

He decidido remendarlo, zurcir a conciencia esa costura débil para que no vuelva ocurrir, solo que antes debo llenarlo, igual que se llenan los acericos de algodón, yo voy a llenar el mio de pequeñas cosas. Cosas bonitas y sencillas como:
  • Un frasco de colonia de azahar naranja y un pintalabios cereza. 
  • Un beso de mis sobrinos y un restriegue de mi gato. 
  • Una mañana soleada de Mayo y una tarde de tormenta en Agosto.
  • Un bote de lápices de colores y un cuaderno de mándalas.
  • Unos huevos fritos de mi madre y una copa de Tinto de Toro.
  • Una tableta de chocolate con menta y un disco de vinilo
  • El recuerdo de mi padre y los abrazos de mi abuelo.

Hoy estoy triste porque he perdido un amor, como perdí tantos otros... pero este me duele más, porque él era como una aspirina que me calmaba el dolor de los anteriores, pero los novios aspirina se van porque no son amores verdaderos y solo alivian de soledad.

Ahora que encontré mi corazón, busco otro amor, un príncipe azul rubio y fuerte que me recuerde que aun soy hermosa y que lo saque a bailar aunque esté remendado. Qué buena falta le hace¡¡¡

lunes, 3 de junio de 2013

Fauno y el olor de las Peonias.

Plinio El Viejo, como buen médico romano creía que el olor de las Peonías producía dolor de cabeza  pero curaban  de las pesadillas provocadas por los faunos. 

Anoche soñé con alguien que creía olvidado, un primer amor adolescente que me hizo sufrir mas que nada, no era una pesadilla pero mi sueño estaba provocado por un fauno, un cruel y despiadado hijo de Pan que me ha hecho recordar años en los valoraba el amor por encima de cualquier valor, en los que creía en el amor incondicional de Platón y soñaba con Utopías y con una vida mejor.


Tenía 17 años y muchos pájaros en la cabeza... hoy tengo bastantes más de 17 y los pájaros volaron hace tiempo, hoy las Peonías no me han curado las pesadillas y para colmo, han devuelto a mi cabeza cuervos y graznidos que revuelan en mi cabeza como cuando, en aquellos 17 años, amaba con la locura y la enfermedad de la adolescencia. Entonces descubrí el sexo y el amor, descubrí el desengaño y la locura, descubrí que mi vida iba a se difícil, porque en mi mente habitaban faunos y ninfas inquietantes y que nada sería fácil.

Han pasado veinti-muchos años, ha pasado media vida, y las Peonías me han hecho recordar... aquel amor adolescente?, aquellos sueños olvidados? No, las Peonias me han hecho recordar que no debo rendirme y que se puede salir del infierno de la depresión, me han hecho recordar que habitaba reinos oscuros, porque se me había olvidado que estaba visitando a Hades. 

El olor de las Peonías y mi amor adolescente me han recordado que debo volver. 

martes, 2 de abril de 2013

Perdí mi corazón

... quedó olvidado en aquella sala de hospital una gélida mañana de Febrero y se lo llevaron al tanatorio. Mi pequeño corazón herido, curtido en tantas batallas quedó escondido en el cajón de una mesita y cuando acabó la visita no me acordé de guardarlo en el bolso, junto a las llaves del coche, la barra de labios y el pequeño espejo de plata que atesoro dentro de un neceser de lunares rosa.

... y cuando recordé que ya no lo tenía era tarde, era tan tarde que lo habían enterrado junto a los restos de mi padre, en un pequeño cementerio de pueblo, en lo alto de una colina y con unas hermosas vistas, como son todos los cementerios de pueblo.

Entonces dejé de estar triste porque supe, entonces, que ya no estaría solo, que siempre estaría con él y le acompañaría por siempre, mi diminuto corazón dejó entonces de sufrir porque estaba con quien había sido su motor, su guía y su vigilia.

... y desde aquella fría mañana de Febrero ando sin corazón... para que lo necesito ya?