miércoles, 19 de agosto de 2009

La morada de Somnus

"Hay cerca de los cimerios, en un largo receso, una caverna, un monte cavo, la casa y los enetrales del indolente Sueño, en donde nunca con sus rayos, o surgiendo, o medio, o cayendo, Febo acercarse puede. Nieblas con bruma mezcladas exhala la tierra, y crepúsculos de dudosa luz. No la vigilante ave allí, con los cantos de su encrestado busto, evoca a la Aurora, ni con su voz los silencios rompen solícitos los perros, o que los perros más sagaz el ganso. No las fieras, no los ganados, no movidas por un soplo las ramas y su sonido devuelve la barahúnda de la lengua humana. La muda quietud lo habita. De una roca, aun así, honda, sale el arroyo del agua del Olvido, merced al cual, con su murmullo resbalando, invita a los sueños su onda con sus crepitantes guijarros. Ante las puertas de la cueva fecundas adormideras florecen e innumerables hierbas de cuya leche el sopor la Noche cosecha y lo esparce húmeda por las opacas tierras. Puerta, para que chirridos al volverse su gozne no haga, ninguna en la casa toda hay, guardián en el umbral ninguno. En medio un diván hay, del antro, de ébano, sublime él, plúmeo, negricolor, de endrino cobertor tendido, en donde reposa el propio dios, sus miembros por la languidez relajados. De él alrededor, por todas partes, variadas formas imitando, los sueños vanos yacen, tantos cuantos una cosecha de aristas, un bosque lleva de frondas, de escupidas arenas una playa..."

Publio Ovidio Nasón, Metamorfosis libro XI

El Hipnos de la Villa del Ruedo en Almedinilla (Córdoba) Bronce del siglo I dc

Moraba Somnus vigilante en su oscura cueva, por el día descansaba y por la noche volaba con sus alas por el mundo esparciendo adormideras...

El sueño hermano de la muerte, la muerte gemela del sueño y la dualidad del durmiente, porque, que es real? el despierto o el durmiente? y la muerte solo un largo sueño.

Publicar un comentario