jueves, 16 de octubre de 2008

La Cruz del Abantos

Mucho antes de saber que esta sería mi morada ya admiraba yo estos parajes ... el Abantos se me presentaba como un monte mítico y misterioso, pero demasiado cercano y fácil para un montañero que no merecía la pena subir a su cumbre cuando una carretera y después una simple pista te acercaba a su cruz.


Pero es que la vista es maravillosa ... un frio Enero del 2004 subí por enésima vez y el viento casi me lanza contra los tejados del Monasterio, después he subido más veces y si no está nublado me duermo y me despierto con su silueta de buitre día tras día.
Publicar un comentario