lunes, 4 de febrero de 2008

Existe un pequeño lugar en las profundidades del alma donde se reciclan las emociones, un lugar recondito y escondido en el que se guardan momentos inolvidables, pasajes de una vida con marca páginas, instantes únicos que cumplen idéntica función a un viejo album de fotos.


Contraluz floral junto a un puerto de La Bretaña - Ag/07

Publicar un comentario