jueves, 19 de julio de 2007

Danzas Macabras

Death by tempatation by Sue Snna Joe
de Photo.net

Como ya avancé en una entrada anterior, Salomé bailó ante su padrastro para conseguir la cabeza del bautista, y es que el amor y la muerte se dan la mano algunas veces y parecen estar ligados como gemelos desde el mismo día de su nacimiento.

Salomé era hijastra de Herodes Antipas, bígamo, puesto que se había casado con Herodias, su cuñada aun en vida de su hermano, constituyendo este uno de los escándalos sexuales más sonados de su época, por tanto la muchacha era a su vez hija y sobrina del Rey.

En los evangelios apenas aparece la escena, ni siquiera mencionan su nombre, ella es sólamente la hija de la perversa Herodias la instigadora de la muerte del Bautista, y Salomé simplemente se limita a cumplir las órdenes de su madre dando a entender en ningún momento algún tipo de sentimiento hacia Juan. No es hasta bien entrado el romanticismo cuando aparecen la figura y los hechos de la muerte del Bautista.

La muerte de Juan y su posterior santificación como primo del mesias y presunto mesías él mismo, el auge del romanticismo y todo lo que hizo que volvieran a resurgir los mitos judeo-cristianos, dieron a Salomé el protagonismo que no tuvo en vida, haciendo resurgir la leyenda del amor cruel y el yá famoso "o contigo o ni sin tí".

y no fué hasta el año 1896 en que el excentrico Oscar Wilde se acordó de la princesa hebrea y escribió "Salomé" y la famosa escena en la que la bella besa los labios del pobre decapitado, protagonizando una de las danzas más macabras que la literatura ha parido.

La fascinación por la muerte y el baile mortal de Salomé hacen que el binomio amor/odio tenga un sentido más allá de lo estético, en él cobra sentido el verdadero alcance del termino amor más allá del sexo y la convivencia, lo prohibido, lo venenoso y a veces lo mortal són puntos muy atractivos para aquellos seres faltos de afectividad y, aveces sobredosis de autocompasión y falta de autoestima.

Se ha puesto muy de de moda el gusto (mas bien regusto) por todo aquello que suena a "gotico" lo siniestro y lo macabro encuentran un caldo de cultivo en la estética y la cultura actual bastante sustancioso, no solo, ya por la pérdida de valores si nó también en el resurgir del románticismo más tétrico y delirante que nos podamos imaginar.


Publicar un comentario