miércoles, 20 de junio de 2007

Sobre la inconsciencia del alma

El alma humana puede ser tan voluble como el viento.

Fijas una idea en tu mente y te mantienes invariablemente en ella contra viento y marea y jamas dirias aquello de "donde dije Diego dije Digo" o "De este agua nunca beberé", no sé si llamarlo cabezonería típica de un Tauro invariable o testarudez.


"Y ES QUE ME HE ENAMORADO HASTA LAS TRANCAS"


Porque hace años jure y perjuré no hacerlo, jamas de los jamases, nunca más volvería a sentir el revuelo de un millón de marisoplillas en el estómago, claro que una siempre ha sido muy enamoradiza y corría los vientos detras de la primera bragueta con ojos que se le ponía delante, y así le iva al pais...¡ en este caso a esta pobre desdichada que sufría constantemente del mal de amores, ásí que un buen día puse terapia de por medio, busqué pareja estable, duradera, incondicional y sobre todo libre de compromisos y me embarqué en la tarea de no mirar más varón.

... y la verdad es que no me ha ido mal, durante casi 7 años de profiláctico amor no he sentido y mucho menos, padecido de los caprichos de Eros.

Pero como todo en esta vida, llega el final, el círculo se cierra y la espiral ha dado su última vuelta, la desidia y el aburrimiento han confabulado junto con la apatía y han conseguido que pose húmedas miradas en un tipo, que para colmo de mis desgracias consigue el pan en el mismo lugar que una, y como dice el refran: "donde tengas la olla.... " es más, no sé absolutamente nada de él, ni siquiera su nombre (no recuerdo si me lo dijeron o es que me quedé KO en el momento de la presentación), de esto hace tres días y aun no soy capaz de articular una palabra delante de él , sin que haga el más escalofriante ridículo....

y cuanto más intentas racionalizar la situación y buscar posibles explicaciones lógicas a este tipo de conductas que tantos quebraderos de cabeza me han dado, más vulnerable quedo, y es que autocreerme que ha sido causado por el abandono de los anovulatorios y dejar bruscamente los antidepresivos, es engañarme a mí misma.

Quise matar a cupido y se está vengando hiriendome de esta forma ¿qué va a ser de mí, ahora?




El amor, en este caso el sexo, es una necesidad básica del ser humano, tanto o más como comer o soñar.
Publicar un comentario