domingo, 20 de mayo de 2007

Maia Maiesta

Los romanos consagraban mayo a la diosa Bona Dea, la buena diosa hermana de fauno a la que algunos consideraban también su mujer.



Flor del Mirto

Bona Dea es una diosa romana, cuyo culto, muy antiguo, celebraron exclusivamente las mujeres, estando prohibida terminantemente la entrada de los hombres. Su ceremonia oficial, a principios de Mayo, se realizaba de noche en casa del primer magistrado, con presencia de las Vestales, decorándose la habitación con flores y plantas, pero excluido el mirto. Este antiguo culto, al parecer, del poder de la fertilidad, se celebró más tarde en un templo construido en el Aventino.


Para explicar las particularidades de su culto, cuentan los mitógrafos que Bona Dea, en realidad llamada Fauna, era hija de Fauno. Su padre se enamoró de ella, pero la muchacha, imagen de la castidad, se negó a sus deseos, provocando tal ira en Fauno que la flageló con ramas de mirto, logrando al fin sus propósitos transformado en serpiente, quedando bien patente que la endogamia en aquella época aun no estaba del todo legislada.

Una segunda versión más acorde con la moral actual, hace de Bona Dea la esposa de Fauno, mujer virtuosa y casta. Un día, encontró en su casa un jarro de vino, se emborrachó, por lo que Fauno, indignado, la golpeó con varas de mirto con tal brutalidad que provocó su muerte. Lleno de remordimientos, instituyó más tarde su culto. Tan rigurosa era la prohibición de que los hombres participaran en este ritual, que no se lo permitieron ni a Hércules. Esto molestó al héroe, que, en venganza, instituyó unas ceremonias en Ara Maxima en las que no podían participar las mujeres.

Mayo es el mes floral por excelencia, es curioso y acaso anecdótico como un mes en el que todo nace y en el que la reproducción es la base y principio de todo esté consagrado a la diosa más virtuosa y casta del panteón romano. El detalle de la vara de mirto es especialmente curioso por ser esta planta simbolo de amor y belleza, un episodio tan escabroso (para nuestra moral juedo cristiana) como lo puede ser la pasión que siente un padre por su propio hija se convierte en este mito en acto de belleza.

El sexo entre hijos y progenitores ha sido desde siempre una práctica deleznable y deprorable, conocida desde la antiguedad y sobre todo prohibida y perseguida ha seguido hasta nuestros dias siendo algo comun, sobre todo en ambitos rurales, en la roma primigenía debió ser algo cotidiano y con el tiempo descubrieron sus inconvenientes genéticos, creando el mito de la Bona Dea.

Con independencia a todo esto, Mayo sigue siendo hoy día el mes más colorido, florido y hermoso del año, ahora celebramos la Ascensión de María a los cielos y la coronación de la virgen, correlación bien patente del culto a la casta deidad de Fauna.

Publicar un comentario