jueves, 21 de diciembre de 2006

No es lo que tengo, es lo que soy ...

Sierra de Prades - Tarragona. Ago 05

Padezco de melancolía, desde hace años este mal me afecta, sobre todo en los cambios de estación, el diagnóstico es solo ese, una profunda melancolía que hace que pase dias enteros llorando, no llega a la categoría de depresión endógena ni tan siquiera a un triste trastorno bipolar, así que no hace falta medicación.

Este otoño ha sido muy duro, empecé a llorar en Septiembre con las primeras lluvias, pero desde Agosto ya notaba un cierto desasosiego que no me parecía normal. Hoy ha empezado el Invierno, equinocio frio, aun no he visto el primer copo de nieve y sigo llorando, crisis existencial? no lo sé, tan solo una tristeza enorma me encoge el pecho y me grita en el estómago.
La semana que pasé en Prades, meditando y compartiendo experiencias en aquella casa rural me enseñó a encontrarme con lo más oscuro de mí, descubrí que tenía muchos miedos y sobre todo muchos prejuicios, entendí que no era libre y que nunca había escogido, todo lo que había en mi cabeza estaba programado desde la infancia y había heredado un tipo social que ni entiendo ni me gusta.
Ponte ahora a desprogramar patrones, tras 37 años de enseñanzas y apegos que están grabados en mí mente como la marca del ganado, ha pasado más de un año de aquello y cada día que pasa es más duro, porque mi lucha no es contra alguien o algo determinado, mi lucha es interior y pesa más el corazón y la querencia que la propia razón que me dice que me despegue.
Estoy a punto de tirar toda mi vida por la borda de un barco que empieza a hundirse y empezar de nuevo, sí tal vez sea una crisis existencial, o que tal vez estoy llegando a los 40 y, como dice el anuncio, "no es lo que tengo, es lo que soy".
Publicar un comentario