lunes, 6 de noviembre de 2006

Noviembre, el mes de las brumas

Bahia de Santander desde la playa de Somo año 2003

Perdida entre las brumas de una desapacible tarde en Santander, mi primera visita a la ciudad del Cantábrico, la que hizo hermosos palacios en torno a la Magdalena y los veranos de la realeza.
Confundida entre las rocas, llegé buscando la bruma del norte, luz ténue por las nubes que llegan del mar hasta calar el tuetano de esta cordobesa errante, añoré la luz de mi tierra en el sur con raices de olivo y chaparro, y me embriague con el aroma húmedo del oceano septentrional.
Noviembre, mes de las brumas, brumario del calendario republicano, porque los amaneceres son ténues y la pálida luz del sol al nacer levanta la niebla del suelo húmedo cubriendo el curso de los rios.
Publicar un comentario